OPINIÓN PREVIA SOBRE LOS PARADIGMAS EDUCATIVOS. POLÍTICA Y EDUCACIÓN


Mi opinión respecto al texto es similar a la del autor. Me posiciono totalmente en contra de los recortes educativos que se llevarán a cabo en la Comunidad de Madrid y considero que las pretensiones de los representantes políticos quedan muy lejos del sistema del cheque escolar al que aluden y al que, bien regulado, podría encontrar algunas ventajas. Creo que tratan de camuflar sus drásticas medidas bajo una libertad irreal que, como dice el autor, confunden con riqueza.
Como es sabido, la libertad de enseñanza hace referencia a dos cuestiones. En primer lugar, el derecho de los padres a enviar a sus hijos a centros distintos de los creados por el Estado y, en segundo lugar, el derecho a que esos niños no sufran discriminación económica alguna por tal motivo.
El sistema de cheque escolar se presenta hoy como una de las posibles soluciones ante los problemas del sistema educativo. La idea es la siguiente: la educación básica se establecería con carácter obligatorio y sería financiada por el Estado sin embargo, no estaría organizada por él. Cada familia recibiría un bono por un valor determinado que podría ser utilizado para pagar la matrícula escolar en el centro que más se adecue a las preferencias y valores de los padres, siempre que se cumplan unos mínimos requisitos establecidos por el Estado. Este sistema mejoraría la calidad y la eficiencia del sistema educativo que pasaría a ser un mercado, donde las escuelas más eficientes obtendrían más recursos (serian más demandadas) y las menos eficientes tendrían más problemas para sobrevivir, por falta de demanda. Eso constituiría un poderoso incentivo porque las escuelas buscarían mejorar su calidad, como forma de asegurarse su cuota de mercado.
A pesar de todo ello, tanto a mí como al autor del texto no nos convence este sistema ya que si dejamos un bien tan elemental como la educación en manos del mercado lo más probable es que la demanda se concentre en unas pocas escuelas de gran calidad, que pronto cubrirían sus plazas (ya que no pueden ampliar la oferta) y muchos demandantes no puedan acceder al producto deseado. Sería finalmente el centro educativo quien decidiese y seguramente lo haría en función de las características sociales y académicas de los demandantes. Es muy probable que formen parte del grupo de escogidos los hijos de las familias de clase media y alta y aquellos que no tienen ningún tipo de discapacidad, es decir, los que serán más fácilmente socializados e integrados en la escuela. Además, muchas familias, cuando eligen educación privada, están comprando en realidad lo que algunos consideran segregación social y no tanto mejores profesores ni currículum. Por este motivo la política de cheques generalizada no funcionaría, porque las escuelas de calidad no estarían dispuestas a admitir muchos estudiantes de estatus bajo, y, si se vieran forzadas a hacerlo, el alumnado de clase media y alta abandonaría la escuela. Esto, como comenta Michael Apple, es lo que ha ocurrido en EE.UU.
Dejando aparte el tema del cheque escolar, también me ha llamado mucho la atención los porcentajes que aparecen en el texto de Santos Juliá en relación a los alumnos matriculados en centros públicos y privados. La política de recortes educativos de Esperanza Aguirre ha conseguido que, actualmente, solo un 50% de los alumnos madrileños de primaria y secundaria estudien en centros públicos cuando la media española es del 70% y la europea del 90%. Considero este descenso como vergonzoso.
Considero necesario puntualizar que el texto de Santos Juliá no valora los matices de estos recortes ante la actual situación de crisis económica. Es muy llamativo que se lleven a cabo recortes en los presupuestos en educación pública no universitaria y a la vez se destinen fondos a la educación privada y concertada. Todo ese dinero recaudado mediante los recortes se podría haber destinado a otro sector que lo demandase realmente. Al igual que ocurrió en el ámbito sanitario, se aprecia claramente como, todas las medidas adoptadas por este gobierno tienen la finalidad de trasvasar fondos del sector público al privado.
Finalmente, y a pesar de que el enfoque de Michael Apple me parece un poco utópico, hay un aspecto que me resulta muy interesante. Estoy de acuerdo con este autor cuando afirma que “las protestas educativas tendrán mayor éxito si se implican las familias”. Las familias deben comprender cómo funciona el sistema educativo del que sus hijos forman parte. Gracias a estos recortes y a ciertos comentarios de sus impulsores se está consolidando la idea de que los profesores son unos vagos y son la causa de la crisis económica. Sólo si logramos llegar a las familias y hacerles comprender la importancia de la formación y del hecho de que los profesores son grandes expertos cuyo trabajo entraña la responsabilidad de formar las mentes y desarrollar la capacidad crítica de sus hijos, conseguiremos ese modelo de solidaridad que propone Michael Apple donde los docentes son realmente tratados como profesionales.


OPINIÓN MODIFICADA TRAS ANALIZAR LAS RESPUESTAS DEL FORO DE DISCUSIÓN

Pregunta formulada: ¿Qué opinas de qué los ideales políticos influyan en las políticas educativas? (recortes de los presupuestos de la enseñanza pública y fomento de la enseñanza privada y concertada en la Comunidad Autónoma de Madrid, política de libros gratis, inmersión lingüística en las escuelas catalanas…)?

Tal y como comenta profesor 9, se trata de una pregunta muy amplia: “pues menuda pregunta, es tan extensa !!, podríamos hablar un buen rato. Los ideales influyen en todos nuestros actos a diario. Cuando uno tiene la responsabilidad de organizar la educación de un país (España) no puede dejar sus ideales en el congelador, de hecho nunca puede dejarlos o casi nunca en ninguna de sus acciones de vida. La cuestión es que educar no es neutro ni lo puede ser, nos podremos poner de acuerdo en qué y cómo, pero no es neutro. Tampoco lo es la igualdad de oportunidades, ¿cómo se consigue?, para algunos, entre los que me incluyo a través de buenos servicios públicos con personal formado y suficiente, donde tienen cabida todo tipo de credos, nacionalidades y personas con características diferentes, en los que todos deben tener la atención que les sea necesaria. Otros consideran que todos los ciudadanos deben tener la posibilidad de acceder a una educación o sanidad privada a través de conciertos y que eso es igualdad de oportunidades, que lo contrario implica que sólo vayan a esos centros los que lo puedan pagar, de este modo se convence a buena parte de la población, es un argumento sencillo y muy eficaz. Todos cuándo hablamos o ponemos en marcha medidas de atención educativa de cualquier tipo tenemos en cuenta nuestros ideales, algunos ven en la educación un negocio, otros vemos la posibilidad de un mundo mejor, de una ciudadanía mejor preparada, de un país que deje atrás el atraso histórico de tantos años de represión sufrida
Muy de acuerdo con usuario 8 cuando comenta que: “los políticos deberían intentar ponerse de acuerdo sobre un tema tan importante para el futuro de un país como es la educación, intentando que todo el mundo tenga las mismas oportunidades, sin hacer distingos entre los contenidos, dotación de materiales, según la comunidad en la que vives. No comprendo esos cambios por interés que tanto les gustan a nuestros políticos”. Profesor 1 opina del mismo modo: “en nuestro país es un "mercadeo", el producto es manipulado una y otra vez por intereses políticos...!un desastre! Debería haber un consenso y una aplicación más homogénea en todas las Comunidades Autónomas”. Estoy totalmente de acuerdo. En España se han producido en las tres últimas décadas seis reformas educativas y se ha incrementado notablemente la dotación en recursos didácticos, material y equipamiento, sin embargo, todo esto no ha mejorado sustantivamente la calidad de la educación. La nueva reforma que ahora se introduce para la FP, por ejemplo, puede servir para mejorar la situación actual, no obstante, no podemos dejarnos seducir por el espejismo de que la educación puede ser mejorada a través de los boletines oficiales del Estado. La mejora de la Formación Profesional debe pasar, sobre todo, por un apoyo decidido de los gobiernos a la enseñanza pública y por el reconocimiento y valoración del profesorado, pilar fundamental para conseguir una educación de calidad, por el impulso del desarrollo tecnológico, la calidad y la innovación y por un incremento de la inversión global en educación y formación.

Muy interesante y con una mirada hacia el pasado me resulta la opinión de profesor 4 que comenta lo siguiente: “la enseñanza se concierta, no nos engañemos, porque para la administración es más económico y de paso-como la mayoría de los conciertos son con congregaciones religiosas-se contenta a una parte muy importante de la sociedad, que tradicionalmente ha visto con buenos ojos el que la enseñanza y la educación estén en manos de la iglesia, y así seguimos por los siglos de los siglos. Amén. Pero si que ha cambiado algo y es que aunque haya muchos conciertos-no sólo con a iglesia, también hay conciertos laicos-lo que sí han aumentado y mucho son los Institutos públicos de enseñanza media. Recordemos que en el año 1975 en Zaragoza creo que sólo había dos ¿Y ahora cuántos hay? Yo creo que las políticas no varían tanto los sistemas educativos, si pequeños detalles en los cuales nunca estaremos todos de acuerdo; los paradigmas de la enseñanza y de la educación-que creo que no es lo mismo-los cambian las sociedades sucesivas, no los políticos. Hoy estamos en un mundo ecléctico, después del postmodernismo reinante y andamos un poquito despistados. Los políticos lo único que hacen es dar palos de ciego, pero no cambian sustancialmente la enseñanza y la educación, intentan cambiar aspectos externos, pero la estructura del sistema sigue siendo igual que hace cinco siglos. ¿Cuándo se van a levantar los alumnos del calentamiento de pupitre inveterado? ¿Cuándo una enseñanza que no sea sólo teórica? Da igual el PSOE que el PP. Los políticos tienen que cambiar cosas para justificar su sueldo, lo de la ideología es un excusa”. Desde mi punto de vista, en un país aconfesional como es el nuestro, si se decide ayudar a los centros concertados católicos (la gran mayoría) se debería hacer en la misma medida que a los centros concertados laicos.
Usuario 7 dice que: “si hay algún punto en el tema de educación que puede llegar a sacarme de mis casillas, son las diferentes adaptaciones de los modelos educativos, según sea el partido político que está en el poder. Estoy de acuerdo que la educación es para todo el mundo, pero de ninguna de las maneras con las políticas de subvenciones que se aplican. La educación privada, ha de ser eso, privada, el que pueda y quiera que la page como ha sido siempre. No entiendo, por qué han de tener una parte subvencionada, cuando ese dinero se podría utilizar en la pública. La gratuidad de los libros para todo el mundo en primaria tampoco estoy de acuerdo, habría que obligar por ley a los centros a mantener las editoriales durante varios años, y a ser los padres, los que tengan la opción de localizar los libros que necesitan, o de comprarlos. Las familias que lo necesiten solicitarían becas de material, que serían estudiadas individualmente, para conocer la situación económica real. (Lo mismo para la gratuidad de los comedores escolares).No me parece justo que haya ayudas especiales, SOLAMENTE por pertenecer a grupos de riesgo de exclusión o de integración, sin analizar individualmente cada situación. En la educación obligatoria, la enseñanza debería ser igualitaria en cuanto a contenidos, no dependiendo estos de la comunidad autónoma que lo imparta, si queremos igualdad para todos nuestros estudiantes”. En relación a la enseñanza pública y privada, tal y como he comentado en mi opinión previa, el texto de Santos determina que la política de recortes educativos de Esperanza Aguirre ha conseguido que, actualmente, solo un 50% de los alumnos madrileños de primaria y secundaria estudien en centros públicos cuando la media española es del 70% y la europea del 90%. Y esto es solo el principio, desde mi punto de vista.
Finalmente profesor 6 dice que: “la enseñanza es asunto social y, por ello, debería formar parte de la política social. Los políticos a menudo no tienen ni idea de lo que se sucede en el ámbito de la educación, y desgraciadamente los que se sientan a "arreglar" las cuestiones relativas a la educación tampoco. Lo ideal sería que estos políticos, juristas y gente entendida en educación fueran progresistas. Y si no...ya veis lo que tenemos”.



OPINIÓN PREVIA SOBRE LOS PARADIGMAS EDUCATIVOS. ¿CASTIGO O RECOMPENSA?
1. Por ejemplo, un alumno/a que ofenda gravemente de palabra u obra a algún miembro de la comunidad educativa puede ser expulsado del centro educativo diecinueve días. Así, desde mi punto de vista, la disciplina se convierte en una de las tareas más importantes en el aula y esto no puede ser. Ante situaciones complejas y complicadas se refuerzan los Reglamentos de disciplina (los Reglamentos de Régimen Interior) debido a la existencia de muchos alumnos que “no aprenden y molestan” en vez de buscar soluciones alternativas para solucionar los conflictos. Desde este prisma, el alumno debe ser dócil y respetar la disciplina impuesta. La dinámica escolar está basada en una estructura de control donde las decisiones vienen desde arriba. En definitiva: paradigma Conductista en su máxima expresión. La cuestión es: ¿es ésta la mejor solución?, ¿conseguimos que el alumno deje de actuar de ese modo si lo enviamos a casa diecinueve días?, ¿lo considerará como un premio? Todas estas cuestiones me han llevado a analizar este tema en profundidad y parece que no soy la única que reflexiona sobre estas cuestiones.
2. Desde mi punto de vista, estos profesores tienen toda la razón. En mi opinión, esta medida puede ser aplicada a dos tipologías de alumnos:
  • alumnos que no sean muy conflictivos pero, sin embargo, hayan cometido una infracción que puede ser objeto (si aplicamos la normativa) de una expulsión de hasta diecinueve días. En este caso considero que la sanción es desmesurada y además no tiene ninguna conexión con la infracción realizada.
  • alumnos conflictivos que cometen infracciones de esta clase con asiduidad. En muchas ocasiones, estos alumnos provienen de familias desestructuradas y con graves problemas. En este caso, tal y como comentan los profesores de Málaga, los alumnos se quedan solos en sus casas la mayoría de veces haciendo lo que quieren y consideran el la expulsión como un premio.
Por ello, una de las medidas (interesantísimas desde mi punto de vista) que se está aplicando hoy en día en muchos institutos es el programa de alumnos mediadores. Con este programa se pueden solucionar problemas de menor gravedad y prevenir futuros conflictos más complejos. La idea es que los propios alumnos, con el apoyo de compañeros del mismo centro, resuelvan sus conflictos sin necesidad de que intervengan los profesores o el régimen disciplinario del centro y aprendan valores como el respeto, la tolerancia y el diálogo. Así, la mediación educativa tiene un valor en sí misma, ya que enseña que existen otras vías, distintas del enfrentamiento, para resolver los problemas. Con ella el alumno aprende a escuchar las razones de la otra parte y se ayuda a reforzar la parte positiva de la persona.
3. De nada sirve castigar a un alumno que, por ejemplo, ha reiterado conductas contrarias a las normas de convivencia del centro a lo largo del curso, expulsándolo a su casa. Ya hemos analizado los comentarios que alegaban los profesores de Málaga en relación a este tema.

4. Lo que sí debe quedar claro es que ninguna estrategia punitiva es universalmente eficaz para todos los alumnos. Mayor severidad en los castigos no corresponde a mayor eficacia y orden en el trabajo. Además, la eficacia del castigo depende de muchos factores, entre ellos de su naturaleza, de la manera en que los sujetos lo perciben y de la forma en que se administra, variables que anteriormente ya se han contemplado.

5. Un castigo correctamente aplicado pretende, desde mi punto de vista, desacostumbrar al alumno a comportarse mal y reparar actitudes indeseables. Los castigos son simples medios auxiliares, ayudan al alumno a sentirse corresponsable de su propio comportamiento. Pero para cambiar la conducta de un alumno el castigo no puede ser la primera estrategia animando, reforzando y estimulando también se pueden lograr buenos resultados. El castigo debe ser predecible y tiene que tener algo en común con la conducta indeseable. Además, no es prudente amenazar con castigos que no se pueden cumplir, y este no tiene que ser peor de lo necesario, ya que los castigos demasiado fuertes conllevan agresividad

6. Lo que los profesores usen como estrategia punitiva dependerá sobre lo que ellos creen que es efectivo, basado sobre su propia experiencia como profesores y como ex-alumnos. Además dependerá de factores diversos: situación concreta en la que se encuentra el alumno y el profesor en el momento preciso, además de la capacidad de autocontrol del profesor para asimilar, integrar y dar respuesta a una situación conflictiva. Con todo ello creo que los profesores percibirán el castigo mayoritariamente como un medio para resolver conflictos que se debe utilizar y ha de ser eficaz y no como un medio para prevenirnos como comentaba antes.

7. El castigo puede llegar a ser desde un trauma que puede marcar a un alumno, hasta un acto de liderazgo dentro del grupo-clase. El rol personal de cada alumno marcará su percepción del castigo. Yo creo que la forma en que por ejemplo un estudiante percibe determinados castigos puede influir en su eficacia. Es decir, algunos estudiantes pueden encontrar que ciertos castigos son en realidad satisfactorios, ya que son ellos mismos quienes buscan que un profesor determinado se lo aplique. Esto nos indica que por ejemplo, para un alumno que falta bastantes veces a clase, es posible que una suspensión o expulsión no provoque una experiencia dolorosa o frustrante, sino todo lo contrario puede provocar una sensación de alivio por no tener que asistir durante el periodo impuesto por el profesor a sus clases.



OPINIÓN MODIFICADA TRAS ANALIZAR LAS RESPUESTAS DEL FORO DE DISCUSIÓN
Pregunta formulada: ¿Qué opinas de que los castigos por faltas graves consistan en la expulsión de los alumnos?

Me encanta profesor 1 cuando comenta lo siguiente: “me estaba preguntando que supone el concepto "expulsión" para otros colectivos...en el mundo del deporte, laboral, afectivo, etc...En todos ellos creo que supone una verdadera "pérdida", "sentimiento de vergüenza", incluso detrimento de su economía.... ¿qué les supone a nuestros alumnos?...pues aquí considero que en una mayoría amplia...!!!Nada!!!, podríamos plantearnos por qué nuestros alumnos expulsados no tienen ese sentimiento de "pérdida" que experimentan otros colectivos....a lo mejor es porque no se sienten miembros partícipes del sistema.....creo que deberíamos replantearnos muchas cosas”. Lo cierto es que tiene toda la razón. Mediante la comparativa con otros colectivos pone de relieve una cuestión fundamental a la que no había hecho referencia: el sentimiento de pertenencia al centro. Si conseguimos que los alumnos se sientan miembros partícipes del sistema, en general, y del centro en particular, disminuirán los comportamientos disruptivos graves y aquellos que los tengan se sentirán “un poco peor” si son expulsados. La pregunta es: ¿cómo podemos intensificar ese sentimiento de pertenencia? Desde mi punto de vista, desde el remodelamiento de la organización y estructura del centro, el reciclaje de los profesores y el desarrollo de planes de educación emocional. Y todo con el objetivo fundamental de luchar juntos por mejorar las cosas día a día.
Algunos de los participantes han tenido problemas a la hora de contestar a esta pregunta debido al desconocimiento del concepto exacto de falta grave. Este tema lo abordaré en la tercera carpeta (estrategias de afrontamiento a la hora de elaborar el portafolio). Así, usuario 2 comenta que: “según lo que consideren faltas graves, yo no se lo que considera el colegio como faltas graves, pero si es por ejemplo pegar, amenazar, vejar y humillar a un profesor o un alumno, estaría bien que lo expulsen, no se cuanto tiempo y si el castigo seria en adecuado, a lo mejor seria mejor, hablar con sus padres y preguntarles si su hijo pasa por algún problema emocional. También en vez de expulsarlo lo podrían llevar la psicólogo, o especialista en problemas de conducta, para ver si pueden ayudarle a superar un problema. Pero si una falta grave es por llegar tarde muchas veces seguidas lo que haría es llamar a sus padres para que se preocupen por el, porque eso no es normal, pero no lo expulsaría”.Usuario 7 dice que: “en este sentido, estoy muy a favor de los "castigos" por faltas graves. Como no sé que se considera causa grave, tampoco puedo opinar sobre si es excesivo o no. Considero que en la mayoría de los casos la expulsión del centro cuando los alumnos son conflictivos, no les supondrá un gran problema (casi como unas mini vacaciones), dejando que sean los padres los que tomen las medidas disciplinarias ante la expulsión. A nivel académico, si el alumno es buen estudiante, el faltar tres días a clase, lo recupera rápidamente, e incluso los puede aprovechar para adelantar materia. Y si es mal estudiante, le puede suponer una laguna prácticamente insuperable. Resumiendo, si que estoy a favor de los castigos, pero siempre personalizando y examinando el contexto de la falta, y las posibles consecuencias negativas que pueda tener”.
Todo lo comentado se intensifica cuando hablamos de la enseñanza postobligatoria. En esta línea, profesor 8 reflexiona lo siguiente: “No sirve para nada, por lo menos en las edades de las enseñanzas postobligatorias”. Alumno 4 también piensa así: “si un alumno de grado medio ha cometido una falta tan grave como para que terminen expulsándole es por que poco le importa el curso, y probablemente se haya matriculado obligado por sus padres”. Estoy totalmente de acuerdo con estos argumentos. No había reflexionado sobre la percepción que tendrá un alumno de grado medio de su expulsión.
Totalmente de acuerdo con mi opinión, alumno 9 aporta que: “Yo personalmente he sido más castigado que recompensado, probablemente en muchas o varias veces me lo mereciera , pero a mi punto de vista, creo que expulsar del centro a un alumno, no es ni de lejos la manera de corregir un comportamiento, creo más bien en la recompensa y en animar a un alumno a seguir un buen camino, y en último lugar castigar de alguna manera dependiendo de la persona en cuestión, pero ¿ por qué no expulsar ? pues simplemente porque no funciona, al alumno que se le expulsa normalmente es el que saca malas notas, con lo cual realmente le haces un "favor" expulsándole, por que se lo toman como unas vacaciones, además todos alumnos que han sido o van a ser expulsados, lo saben antes de que llegue la carta o llamada, de forma que todos saben como hacer para que sus padres no se enteren, y en muchos de estos casos aunque los padres tengan conocimiento de que se le expulsa a su hijo 3 días 7 o los que sean, por mucho que castiguen a su hijo, en pocos casos cambia la actuación del hijo, por no mencionar que lo más probable al expulsar un alumno digamos rebelde, lo único que se va a conseguir, es que a la vuelta de su expulsión salga aún mas rebotado”.
Muy interesante profesor 4 cuando dice que: “Creo que muchas de las conductas que alteran el normal funcionamiento de un clase o de un grupo en su tarea de aprender, de trabajar, de aplicar lo aprendido, es porque hay alumnos que les falta una base importante de aprendizaje previo, tanto en conocimientos como en actitudes. No hay un claro mensaje por parte de los profesores de forma unívoca de explicar a sus alumnos cuál es el comportamiento y la actitud que de ellos se espera. Hay alumnos que no tienen conciencia plena de su comportamiento y como unos profesores se lo permiten y otros no, es decir influye la percepción del profesor, pues no tienen una pauta común todos los profesores. Craso error”. Es esencial marcar las pautas de comportamiento que se van a exigir en el aula e inculcar a los alumnos valores como el respeto o el compañerismo.
Finalmente destacar el comentario de profesor 2 que destaca, al igual que yo, la existencia de medidas alternativas de solución de conflictos que podrían resultar interesantes ante determinadas situaciones. También estoy de acuerdo de que la expulsión del alumno debería ser la última y más extrema solución a adoptar y desde luego, no se le debería expulsar a su casa: “de acuerdo con la carta de derechos y deberes (decreto 73/2011 de 22 de marzo) las medidas correctoras para las conductas gravemente perjudiciales, no siempre consistirán en la expulsión del alumno del centro ya que se arbitran otras medidas que pueden sustituir esta decisión (procedimiento conciliado, mediación, etc.). Es evidente que las conductas gravemente perjudiciales para la convivencia deben conllevar la toma de medidas correctoras, pero personalmente yo creo que la expulsión del alumno debería ser la última y más extrema de las medidas. Y en todo caso, si no queda otro remedio que sancionar al alumno sin asistir al centro, debería ser obligatorio que durante el tiempo que dura la expulsión, realice actividades alternativas en alguna ONG, asociación u otra entidad de carácter social”.

OPINIÓN PREVIA SOBRE LOS PARADIGMAS EDUCATIVOS. FLEXIBILIDAD EN FORMACIÓN PROFESIONAL

Es ahora cuando estamos viviendo los inicios de una nueva Formación Profesional, una FP más abierta, que tiene en cuenta los diferentes perfiles del alumnado y apuesta por la relación entre el mundo académico y el laboral. Antes, la Formación Profesional era muy inflexible y tanto los currículums de los diferentes ciclos formativos como el acceso a los mismos estaban muy encorsetados. Así, la FP se ajustaba principalmente al paradigma conductista y trataba de formar trabajadores obedientes y respetuosos con las normas. A modo de ejemplo, puedo citar las “pruebas libres no escolarizadas”, pruebas teórico-prácticas sobre los módulos específicos de un determinado ciclo formativo a través de las cuales se podía obtener la titulación correspondiente de un modo no presencial, como única medida para todas aquellas personas que, por cuestiones laborales u otras responsabilidades, no podían cursar sus estudios de una manera “normal”.
La nueva FP, sin embargo, se sujeta, en mi opinión al paradigma humanista y al contextual. En relación al primero se tiene en cuenta al alumno como un todo, se piensa en sus características (de ahí que se favorezcan medidas como la FP on-line para aquellos alumnos que no pueden cursar estudios presenciales por ejemplo) y el profesor se pone en su lugar para tratar de ayudarle y orientarle en su desarrollo personal. En relación al segundo el nuevo modelo de Formación Profesional está centrado en la vida y el contexto socio-cultural del alumno favoreciendo así el aprendizaje significativoa partir de la experiencia. No podemos olvidar el paradigma basado en el aprendizaje por competencias. Así:
  • Fomenta la formación a lo largo de la vida.
  • Combina contenidos teóricos y prácticos, enseñando a "hacer cosas" sin quedarse en el plano puramente teórico.
  • Afianza el espíritu emprendedor para el desempeño de actividades e iniciativas empresariales.
  • Enseña a aprender por sí mismo y a trabajar en equipo.
  • Se aprende a trabajar en condiciones de seguridad y salud, así como prevenir los posibles riesgos derivados del trabajo.
  • Facilita la movilidad internacional de estudiantes y trabajadores.
  • Fomenta la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres para acceder a una formación que permita todo tipo de opciones profesionales.
  • Se ajusta a las necesidades e intereses personales.
Para ser conscientes de los numerosos cambios que se han producido en el sistema de Formación Profesional me ha parecido interesante comentar y opinar sobre la siguiente noticia. He profundizado más en dos de los pilares que, personalmente, considero muy interesantes para incrementar la flexibilidad en nuestro sistema de Formación Profesional y del que no conocía muchos datos: la FP on-line y el Sistema Nacional de Cualificaciones Profesionales.

EL IMPULSO DE LA FP A DISTANCIA

Desde mi punto de vista, considero que se debería incrementar este tipo de formación y, especialmente actualmente. Debido a la situación de crisis económica que padecemos creo que el perfil del alumnado de FP ha cambiado.
No es difícil encontrar a licenciados cursando ciclos formativos de grado medio, personas de cuarenta o cincuenta años que han sido despedidas de sus trabajos en empresas y demandan un tipo de formación que les permita reincorporarse a la vida laboral y poder hacer frente a sus responsabilidades familiares, personas sin recursos económicos que deben trabajar mientras estudian para poder sobrevivir...Considero que debemos apoyar a estas personas que tienen ganas de formarse y trabajar pero que se tropiezan con un sistema demasiado rígido todavía que se lo impide. Creo que la posibilidad de renunciar a la matricula de uno o varios módulos con la finalidad de parcelar un ciclo formativo y cursarlo en varios años (ORDEN 26 de octubre de 2009 de la Consejera de Educación, Cultura y Deporte, que regula la matriculación, evaluación y acreditación académica del alumnado de Formación Profesional en los centros docentes de la Comunidad Autónoma de Aragón, artículo 4. Renuncia a la convocatoria de evaluación) no es suficiente para abordar estos problemas.
Soy consciente de que no todo son ventajas ya que el alumno se siente poco ayudado, algunos no dominan las habilidades tecnológicas mínimas, no hay contacto personal con los docentes o con el resto de alumno y en muchos casos, la formación on line exige al estudiante mayor rendimiento que la presencial, especialmente en Formación Profesional donde debes aprender la teoría y ponerla en práctica.
Yo misma soy usuaria de un sistema de formación a distancia (estudio Ciencias Empresariales gracias a un programa virtual de la Facultad de Economía y Empresa) y, si no fuera por su existencia y por las facilidades (siempre sin privilegios ni favoritismos y desde un punto de vista de igualdad) que otorgan a personas como yo, nunca podría haber cursado otros estudios y ampliar mi formación.
REFLEXIÓN PERSONAL SOBRE EL TEXTO: “LA GESTIÓN DEL CONOCIMIENTO EN LA FORMACIÓN PROFESIONAL DE ARAGÓN” Gobierno de Aragón. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (ver Anexo I)

Este texto me ha parecido muy enriquecedor ya que nunca antes había abordado el estudio del sistema de Formación Profesional en España desde un punto de vista filosófico centrado en el concepto y origen del conocimiento, la importancia de su transferencia y su puesta en práctica. Se trata de un texto muy motivador que fundamenta las líneas de trabajo que debemos adoptar para caminar hacia la Formación Profesional del futuro y, en definitiva, hacia un cambio de paradigma. Así, se trabaja para intentar aproximarse a una formación profesional moderna y eficaz apostando por el Centro Virtual de Recursos para la Orientación Profesional, impulsando el espíritu emprendedor de los alumnos mediante programas específicos de apoyo, identificando nuevas cualificaciones relevantes para nuestra Comunidad, mejorando día a día el Procedimiento de Evaluación y Acreditación de Competencias por la experiencia laboral, promoviendo la creación de una red colaborativa para la la gestión del conocimiento (SUDOEFOP), etc.



OPINIÓN MODIFICADA TRAS ANALIZAR LAS RESPUESTAS DEL FORO DE DISCUSIÓNPregunta formulada: ¿Crees que se debería ampliar la oferta de Ciclos Formativos on-line?

Profesor 1, siguiendo mi línea de argumentación dice que: “en los últimos años estamos observando un cambio en la edad de loas alumnos que acceden a realizar un ciclo de Formación Profesional, en un porcentaje bastante alto (30-40%) son alumnos con edades entre 30-40 años, la mayoría de las veces trabajadores en activo y responsables de la crianza de hijos de corta edad, por lo tanto sería muy interesante ampliar la oferta de FP on line....de esta forma podrían conciliar mejor sus estudios con su vida laboral y familiar”. Desde mi punto de vista, este es uno de los argumentos por los que hoy en día, y teniendo en cuenta las perspectivas de futuro, se debería aumentar la oferta de ciclos formativos online.
También opina de esta manera usuario 2 al comentar que: “sí, tomando como ejemplo la situación actual en el mundo del trabajo, hay mucha gente que trabaja a la vez que estudia, su trabajo no es de jornadas completas y tienen tiempo para estudiar, si les dieran la oportunidad para estudiar on-line, muchas mas personas harían ciclos formativos”.
El comentario de usuario 7 plantea problemas muy realistas sobre la posibilidad de incrementar la oferta de ciclos formativos on-line al decir que: “la oferta educativa on-line se podría ampliar a casi todos los grados medios y superiores en cuanto a conocimientos, pero ¿que hacemos con las prácticas tan fundamentales en los ciclos formativos? No se si es cuestión de años, pero por mucho que vea imágenes que me enseñen como se hace una práctica, necesito hacerla yo, y tener a una persona física, que me diga, si lo hago bien o mal, donde cometo los errores, y como dejar de tenerlos. Sí, a facilitar el acceso a los ciclos formativos semipresenciales (en presencial también incluiría, los exámenes de las diferentes asignaturas, ya que aunque trabajes, tienes derecho a horas libres para exámenes).Como todo avanza tan deprisa, no me extrañaría que pudieras tener un tutor que a través de internet y de su cámara a tiempo real, pero ¿quien les pagara, y con que dinero?”Lo cierto es que tiene razón. Yo creo que es uno de los inconvenientes más importantes de este tipo de enseñanza cuando lo que se pretende es que los alumnos integren conocimientos procedimentales. Sin embargo, todos los tutores tienen a su disposición ordenadores desde los cuales podrían grabar vídeos explicativos y subirlos a la red. Además, siempre existe la posibilidad de que los alumnos acudan a tutorías presenciales.
Yo soy más partidaria, en principio, de la opción que he planteado en el párrafo anterior sin embargo, muchos de los usuarios, como profesor 5 y 2 o alumno 9, están más de acuerdo con una formación semipresencial ya que consideran que algunas características de la FP (como la necesidad de realizar prácticas en el aula taller) son incompatibles con la formación on-line. Así profesor 5 dice: “creo que sí, pues eso facilitaría el acceso a la educación a muchas personas. Pero también es muy importante que se complemente con clases presenciales”. Alumno 9 comenta: “principalmente pienso que sí, pero creo que es más importante aun que haya clases presenciales, dado que siempre puedes formular dudas y ser respondidas más rápidamente que vía on-line ,que siempre necesitara un poco de demora , además pienso que aunque se fomente el Ciclo on-line siempre debe de ir acompañado de clases presenciales, por que estas te pueden orientar más, ser mas personales, y obligar a uno mismo a estudiar o prestar mas atención a una asignatura o curso determinado”. Profesor 2 dice que: “Con toda seguridad, sí que se debería incrementar la oferta. Ahora bien; conviene también cuidar la presentación general de los temas y ejercicios y adecuar la información a las particularidades de este tipo de enseñanza. La enseñanza on line debería complementarse con reuniones y sesiones presenciales en las que alumnos y profesores pudieran tener la ocasión de intercambiar puntos de vista sobre el desarrollo de su proceso de aprendizaje. También sería conveniente concretar la forma y el modo en el que estos alumnos no presenciales deberían realizar sus prácticas y dejar bien claro el procedimiento. Finalmente decir que no todos los ciclos formativos se adecúan a la enseñanza a distancia ya que algunos de ellos, por sus características, siempre necesitarán de la presencia del alumno en el aula o en el taller”.
Tal vez me haya excedido al pronunciar un sí rotundo a la FP online. Muchas de las opiniones del foro de discusión me parecen muy coherentes. Alumno 4 comenta: “Yo creo que depende de que ciclos formativos sean. En algunos ciclos formativos que sean básicamente teóricos estaría bien, ya que eso aumentaría las probabilidades de que personas con trabajo o problemas para ir al lugar donde se realiza pudieran hacer el curso. Pero en otros ciclos formativos, en los que la práctica sea un requisito indispensable (como por ejemplo los de sanidad) seria inviable, ya que por más teoría que se aprenda, si esos conocimientos no se ponen en practica y se ve como se ejecutan es muy difícil que se efectúen correctamente”. Lo cierto es que tiene razón.
Muy convincente la respuesta deprofesor 9 al comentar que: “sería interesante, pero como todo tiene ventajas e inconvenientes. Mayores posibilidades de formación está bien, on line permite hacerlo a cualquier hora del día y es compatible con trabajos a tiempo completo o temporales, mejor formarse que ver ciertos canales televisivos de cuyo nombre no quiero acordarme. Sin embargo la formación persona a persona aporta un plus, de contacto socializador, de intercambio de y con emociones, que creo no aportan los chats o foros, en estos no se ve la cara del interlocutor ni sus gestos y cuerpo que informan tanto como lo que dice, a mi por ejemplo al preguntarme esto me hubieras visto soplar y dudar y mi cuerpo te hubiera hablado, ahora tienes que quedarte sólo con lo que puedo expresar por escrito; hay personas que se expresan mal por escrito pero su cuerpo dice mucho más. Formación no solo son conocimientos conceptuales, hay que educar las emociones, hay que tener en cuenta los valores éticos, el humanismo, no quiero ciudadanos y ciudadanas robot, que hayan aprendido on line, pero se hayan educado por su cuenta viendo programas de televisión. Formación on line si, pero no sirve para todo ni da una formación completa”.
Estoy totalmente de acuerdo con alumno 6 cuando comenta que: “creo que no solo se debería aumentar este tipo de formación sino que también deberían de dar mas información de los ciclos ya existentes”. Yo misma, a pesar de estar formándome como futura profesora de FP, desconocía la existencia de esta modalidad.



REFLEXIONES SOBRE LOS PARADIGMAS TRAS CONTRASTAR MI OPINIÓN CON LA DE MIS COMPAÑEROS DE CLASE
Como expliqué en la introducción a la carpeta de paradigmas educativos, cada uno de los paradigmas (conductista, humanista, cognitivo, constructivista, por competencias, contextual, neurocientífico) presentan diferentes posturas que tratan de explicar aspectos como la concepción de la educación, los objetivos de la enseñanza, la organización curricular, la relación entre profesores y alumnos, etc. Es así como, desde una perspectiva general, contribuyen al conocimiento y proporcionan fundamentos explicativos desde diferentes enfoques. Se puede considerar con toda seguridad que no existe un paradigma que contenga todo el conocimiento acumulado para explicar el proceso del aprendizaje. Con ello es posible entender que en la realidad se puede actuar aplicando conceptos de uno y de otro paradigma; dependiendo de las situaciones y los propósitos perseguidos.
Hoy en día contamos con muchas reflexiones de educadores y expertos en educación que tienen la finalidad de analizar los principales problemas que adolece nuestro sistema educativo e implementar nuevas técnicas de enseñanza-aprendizaje, nuevos modelos organizativos, estructuras e ideas, tendentes a conseguir un cambios de paradigmas y una “nueva educación”. Personalmente, me gustaría ser parte de este proceso, planteándome preguntas y proponiendo posibles soluciones ante paradigmas que son de aplicación actualmente y quizás, no deberían serlo, ante realidades que vivo en mi día a día como alumna y futura docente, ante noticias que leo en los periódicos... Creo que se necesitan cambios en educación y que esos cambios se deben consolidar poco a poco.
Los compañeros del Máster de Formación del Profesorado no comparten esta visión y únicamente analizan los paradigmas desde el punto de vista de los métodos de enseñanza-aprendizaje. A continuación muestro algunas de sus opiniones. Una compañera comenta que: “prefiero el paradigma constructivista porque es el que más instrumentos da al alumno para buscar la información por su cuenta y así aprender mejor todo aquello que se le propone vía contenidos. La comunicación es un factor clave para transmitir y favorecer la retención de la información. Los resultados que proporciona una buena comunicación interpersonal son los siguientes: una mayor integración de la persona en su grupo de pertenencia, una actitud más favorable de la persona., una mayor eficacia en las órdenes y un refuerzo de la motivación o interés por la tarea o labor del grupo”.
El paradigma constructivista parece que causa furor entre los compañeros de clase porque una comentó: “estoy más de acuerdo con el paradigma constructivista, ya que nada nace de la nada. El conocimiento previo da nacimiento a un conocimiento nuevo. Se construye conocimientos partiendo de la experiencia. El aprendizaje es activo, es una actividad personal. El alumno que quiera aprender, aprenderá mucho, porque siempre tendrá ganas de poseer nuevos conocimientos. Facilita aprendizaje individualistas y por otro lado aprendizajes sociales. Hay un equilibrio. Tiene las herramientas adecuadas para aprender y utilizar lo aprendido en la vida cotidiana”.
Desde el punto de vista de la metodología, yo les comenté que prefería el paradigma humanista donde el alumno es un todo y no una suma de muchas partes. Creo que tenemos que hacer que el alumno aprenda a relacionarse con el grupo promoviendo una educación basada en el desarrollo de una conciencia ética, altruista y social y apostando por el respeto a las diferencias individuales. El hombre es un proyecto de vida, no un producto acabado.
Otra compañera comentó que: “el paradigma conductista se basa simplemente en que lo importante es que el profesor enseñe y el alumno aprenda, pero se queda en eso. Yo estoy en contra de la teoría de que los alumnos que no aprenden es porque no tienen capacidades, ya que en educación no hay casos perdidos, ni imposibles, son difíciles pero con constancia y trabajo siempre se pueden recuperar. El conductista es un modelo muy individualista y competitivo. El problema de este modelo reside en que se aplica para la adquisición de conocimientos memorísticos, pero la repetición no garantiza la asimilación del concepto”.Estoy totalmente de acuerdo con este comentario y creo que el las técnica expositiva o memorística son ejemplos de métodos de enseñanza-aprendizaje que están englobados en este paradigma. Ya mostré mi firme opinión respecto a ellos en la carpeta de pensamiento dialéctico.
Finalmente, otra compañera argumentó lo siguiente en relación al paradigma cognitivo a la hora de hablar de métodos de enseñanza-aprendizaje: “la base de este modelo es correcta, pero tiene un problema que suele ser un modelo individualista, por lo que se deberá complementar con modelos que sean más socializadores”.Estoy totalmente de acuerdo con ella.